Avisar de contenido inadecuado

Una "mirada" desde el otro lado...

{
}

¡Qué bueno, leerte compañero! Es cierto que hemos tardado en establecer el primer contacto pero no debemos olvidar que, a veces, las cosas buenas se toman su tiempo y eso les da un sabor especial. ¿Recuerdas cuando invertíamos horas en escribir una carta a mano, y cómo al hacerlo tratábamos de redactar de forma que nuestros trazos transmitieran lo que queríamos contar? Esas cartas que con tanto esmero escribíamos tardaban días en llegar a su destino, alejando el momento de su creación del de su lectura, generando impaciencia, expectación, anhelo, deseo... ésto es lo que las hacia especialmente bonitas, porque no hay nada en este mundo más maravilloso que soñar con algo durante un tiempo y finalmente conseguirlo...

Te veo ya correteando por Bolivia y eso me encanta, se que debes estar tratando de adentrarte en los corazones de esos niños de los que hablas, y seguro, conociéndote, no tardarás nada en lograrlo. Es curioso comprobar lo diferentes que puede llegar a ser el carácter de las personas de un extremo al otro del planeta. El ambiente moldea a las personas, las hace alegres y resueltas en los países cálidos y calladas y reservadas en los fríos,... RecuerdoLos más jóvenes especialmente con cariño a los niños de Afganistán, sobre todo tengo grabado a fuego sus ojos. Los más pequeños se tienen que adaptar a la situación que les ha tocado vivir y si bien es cierto que la inocencia de los más jóvenes es parecida en todas partes, las miradas de éstos nos muestra una realidad que a veces se nos escapa a los que venimos de fuera. Las guerras tiñen las pupilas de tonos oscuros, ocres y grises y sólo a veces, entre la oscuridad de las miradas, se escapan sonrisas luminosas que lo impregnan todo, sonrisas más sinceras que las que podamos ver en nuestro entorno occidental o por lo menos distintas.

Cuando viajamos cargamos a nuestras espaldas con un montón de prejuicios estúpidos, llevando muchas veces miedos y desconfianzas que nos hacen opacos ante lo que tenemos delante de nuestras propias narices. Mi hermano, el viaje requiere de una adaptación al mal de altura, al agua de bebida, a la mirada gacha de las personas y sobre todo a nuestra pesada mochila de ideas preconcebidas.

 Recibe el más fuerte de los abrazos desde el otro lado del mundo. Espero con ganas, pero de forma paciente, tus próximas palabras...

{
}
{
}

Deja tu comentario Una "mirada" desde el otro lado...

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre